My Own Private Don Carlos

My Own Private Don Carlos es un espectáculo de creación ¿multidisciplinar? inspirado en el Don Carlos del autor alemán Friedrich Schiller y en la ópera homónima de Verdi. La propuesta escénica toma como eje central la relación de Don Carlos con el Marqués de Poza en lugar del triángulo original (Don Carlos-Isabel de Valois-Felipe II), y la “irreconciliable” tensión entre una concepción idealista de la amistad y el amor (puestos a prueba a largo de la relación entre Don Carlos y Marqués) y la instrumentalización de estos valores con fines políticos.

El drama romántico alemán se articula en torno a la colisión de dos mundos opuestos e irreconciliables. En la relación de Don Carlos con Felipe II (principio de autoridad) descubrimos todo un mundo sólido en el que roles, relaciones y límites se nos muestran previamente configurados. En este mundo predominan (además del espíritu de tragedia burguesa que se respira en los primeros actos de la creación original) la certeza de lo ya conocido y la ausencia de movimiento. Por ejemplo, la sumisión de Flandes o los Países Bajos (el contexto histórico en el que se inscribe la acción original) se basa -entre otras muchas razones- en el miedo a la instauración de un nuevo modelo social; es decir en la ventaja que nos proporciona la certeza de lo aprehendido y asimilado de la tradición frente a lo que aún está por venir…

Frente a las barreras infranqueables, los límites difusos; frente a un mundo “sólido», el carácter «líquido» de la relación entre Don Carlos y Marqués de Poza; frente a los lazos bien atados, aquellos vínculos que han de estar suficientemente débiles para que (en el caso de que las condiciones que nos rodean cambien) puedan ser desatados con facilidad; frente a las relaciones basadas en la “dualidad” (pareja), aquellas determinadas por la “multiplicidad” (redes); frente a la ausencia de movimiento, la velocidad de aquellos que patinan sobre una delicada película de hielo…

 

No Comments Yet.

Leave a Reply

Message